Mi vida en Madrid – Adiós

20160630_220608

Tengo varios meses sin actualizar el blog, y confieso que en parte fue porque perdí motivación por escribir en esta plataforma por un tiempo, además de estar con una agenda llena de compromisos del máster, viajes y salidas con amigos….

Empecé a escribir esta entrada sentada en el avión de regreso a Panamá, me parecía el momento perfecto para compartir con ustedes el cierre de una de las etapas más maravillosas que he vivido hasta ahora y para retomar el blog… Si bien, ya tengo una semana en Panamá, no es hasta ahora que me siento a terminar lo que había empezado, sin llanto de por medio y emocionada por lo empiezo aquí..

Llegó el momento en que debo despedirme de Madrid, y me quedo con el corazón pequeñito de pena, pero a la vez lleno de muchas cosas buenas también. Madrid se convirtió en mi segunda casa, en “Home away from home“, me cruzó con personas y experiencias maravillosas, viajes increíbles, muchos aprendizajes, y sobre todo, es la ciudad donde llegué a conocerme realmente.

Madrid me enseñó a tener más confianza en mí misma, a preocuparme menos de lo que puedan pensar o decir otros de mi, a disfrutar cada día. Me hacía falta vivir una experiencia como esta, y lo mejor fue poder compartirlo con personas genuinas de las que aprendí muchísimo.

Durante este tiempo fuera conocí y dejé que me conocieran tal como soy, sin necesidad de cuidar una “imagen”, pero sin dejar de ser yo misma. Aprendí que soy mucha más felíz de esta manera y espero no olvidar esta lección nunca, porque es de las más valiosas que me llevo.

Caminé por ciudades increíbles que no pensé visitar nunca, con las que soñaba poder visitar desde pequeña. Visité Hogwarts, celebré la Undécima en casa, canté “Hey Jude” con sir Paul McCartney, ví obras de arte que solo había visto en libros…

Los primeras semanas fueron difíciles, me tomó un tiempo lograr adaptarme, pero Madrid logró hacerme sentir como en casa, me adapté a su ritmo, a sus comidas, a su acento y a sus costumbres. Volver a casa no está nada mal, extrañé mucho, pero a la vez, es un sentimiento raro porque estoy tan acostumbrada a Madrid que volver me asusta un poco, el adaptar esta Analida que regresa, a su ambiente de siempre va a ser un proceso interesante.

A esos amigos que se conviertieron en familia, compartir esta experiencia con ustedes me lo llevaré siempre conmigo. Sólo ustedes saben realmente lo que significaron estos 10 meses fuera, lejos de casa, de nuestras comidas, nuestra zona de comfort, y estar juntos lo hizo todo mucho más fácil. A mis guapas adoradas, se quedan con un pedacito de mi y yo con uno de cada una de ustedes. Gracias por tantas risas, comidas, salidas, charlas, abrazos cuando los necesitamos, consejos y aventuras.

A mi familia adoptiva, que desde el día uno me hicieron sentir como en casa y con quienes sé que puedo contar siempre. Por su compañía que hizo menos difícil los días grises. Gracias, gracias, gracias!

A ti, que en poco tiempo me enseñaste tanto, que me das ánimos, que me haces reír, que me das confianza. Que me permitiste conocerte y me atreví a disfrutar cada día sin pensar tanto en el futuro. .. No me juzgas y te ríes de mis ocurrencias… me quedo con esos momentos esperando por los nuevos.

Madrid, gracias por TANTO. Me voy con ganas de volver a ver tu cielo azul intenso, caminar por tus calles, ir al Bernabéu, tomar tinto de verano en tus terrazas, pasear por el Retiro y quedar en Sol… Te echaré de menos.

Tags:
,
Mi vida en Madrid  – Adiós

Pom poms fever

Mi vida en Madrid  – Adiós

Florae S/S 2016 by Tony Vergara

Newer post

There are 3 comments

Leave a Reply

%d bloggers like this: