Paris en 24 horas.

Mi primer viaje fuera de España fue a la cuidad de las luces, Paris, un viaje corto en medio de mucha polémica y seguridad.

Confieso que iba con dudas, una lista de todo lo que quería ver, y un francés muy, pero muy básico. Me habían dicho que posiblemente no me gustara, que Paris huele feo y que es sucia, otros me dijeron que me encantaría, que es una ciudad que te enamora desde el minuto 1… no sabía qué esperar. En mi mente tenía escenas de la películas: Amélie y Midnight in Paris, además de la canción de Anastasia “Paris te podrá conquistar” todo ese viernes antes de viajar.

Mi viaje era de 3 “días”, 2 noches en Paris, un fin de semana. Llegué al aeropuerto de Orly tarde a la noche, recoger las maletas fue un enrredo porque tienes que salir del aeropuerto y volver a entrar para retirar las maletas. Yo viajaba con una maleta pequeña, típica para vuelos “low-cost” pero le llevaba a mi amiga una maleta enorme que le mandaba su mamá con encargos desde Madrid.

Cuando finalmente recogí mi maleta tocaba correr a comprar el ticket para el autobús que me llevaría a la estación donde me encontraría con mi amiga y su esposo para luego tomarnos el tren hasta su casa en Orsay Ville.

No sé francés pero por suerte todos a los que pregunté y pedí información sabían ingles y pude llegar a la parada de donde salía mi autobús. No tenía idea de cuántas paradas eran, ni como se veía ni nada así que iba en modo aventura. Una vez con mi amiga y su esposo, el tomamos el tren y el trayecto fue largo. El metro de Paris es feo comparado al de Madrid, es sucio y las líneas son complicadas de entender.

Orsay Ville es un pueblito a las afueras de Paris, súper lindo, tiene un charm y parecido a Privet Drive de Harry Potter, súper tranquilo, con casitas con aspecto campestre y mucho verde.

20151128_101445

El sábado arrancamos desde temprano. La primera parada fue Notre-Dame, si en fotos es espectacular, estar ahí fue impresionante. La arquitectura es divina y obviamente si eres fan de Disney es inevitable no pensar en el Jorobado, Esmeralda y las gárgolas.

20151128_113125

Por el tiempo tan ajustado había cordado no entrara a ningún lugar a menos que hubiera chance y la fila no estuviera muy larga, quería aprovechar el tiempo al máximo y eso significaba sacrificar algunas cosas. Desde ya les aviso que no ví la famosa Mona Lisa en el Louvre y que no subí a la Torre Eiffel.

Los jardines de Luxemburgo son hermosos, le día estaba soleado y era perfecto para quedarte ahí tomando sol (con 2 abrigos, bufanda y guantes obviamente) y charlando frente la fuente, una delicia, lástima que no tenía mucho tiempo, pero aún así quedó en mi top 5 de lugares favoritos en Paris.

20151128_124106

Visitamos el barrio de Montmartre y quedé enamorada. Es el barrio bohemio de Paris y si te gusta el arte y el ambiente parisino en su máxima expresión, ese es un must para visitar. Subimos a la Basílica del Sagrado Corazón y no sabía que era más imponente, si la Basílica o la vista impresionante que hay de Paris desde ahí, era de película. A la Basílica sí entré y a pesar de que no es una construcción de hace siglos es igual de hermosa e impecable, el altar es divino.

20151128_140049

De ahí bajamos hacia Moulin Rouge, pero en el camino paramos en el Café des Deux Moulins que es famoso de la película de Amélie, ahí me comí un Crème brûlée con chocolate caliente (recomendadísimo!), tampoco podía faltar la foto en la marisquería de la misma película… ya que estaba ahí tenía que aprovechar.

20151128_163410

El Louvre, no entré al museo como ya les dije, pero igualmente entré al ala de diseño donde está la pirámide de cristal invertida, sí la que sale en el Código de Da Vinci, y luego no podía faltar la foto desde la plaza con la pirámide de fondo. La siguiente parada fue la Torre Eiffel, para tener la experiencia completa compré un crepe de Nutella camino a la Torre y aunque no soy fan de la Nutella, me encantó, creo que fue lo más parisino que hice durante mi visita. La Torre Eiffel es tal cual la imaginas, inmensa y hermosa. El mejor momento para ir es de noche, cuando está iluminada y tintineando, podía quedarme embobada viéndola por horas, un espectáculo. Un tip que les comparto es cruzar hasta el Museo de Arquitectura, la vista de la Torre desde el mirador es la mejor, especialmente de noche.

20151128_195829

Mi recorrido terminó en Champs de Ellysees. Mi idea de esta zona era muy distinta a como es en realidad, ayudó mucho que estaba el mercadito de Navidad y yo, que amo la Navidad, estaba fascinada mirando todos los puestos, tomando vino caliente (típico de Paris) y escuchando “It’s beginning to look a lot like Christmas” en los parlantes a lo largo de las aceras. Había una pista de patinaje y varios carruseles, no me subí a ninguno, pero estaba contenta viendo a los niños jugar y subirse a esas atracciones.

Seguimos caminando por Paris hasta casi las 11pm, el trayecto en metro hasta Orsay Ville era aproximadamente de 45 minutos y estábamos muertas. Llegamos a la casa a comer y a dormir y recargar energías para salir el día siguiente.

El domingo solo tenía medio día para conocer algo más antes de irme y decidimos ir a la Plaza de la República y ver el monumento que por los recientes atentados estaba lleno de flores y mensajes para los que fallecieron esa noche. El ambiente en esa plaza es completamente distinto al del resto de la ciudad, es más denso y serio. ESa mañana había manifestaciones por el Cambio Climático (ese fin de semana iniciaba en Paris COP21 y estaban muchos líderes mundiales en la ciudad para esta conferencia), habían muchos medios, entre ellos CNN entrevistando a manifestantes, y otros grupos protestando por otras causas. Nunca había estado en medio de tantos manifestantes, de tantas personas 100% dedicadas a sus causas y que dedicaban sus vidas a defenderlas y luchar por ellas. Era inspirador y a la vez intimidante. Un dato curioso es que horas después la situación se salió de control y hubo enfrentamientos con la policía, bombas lacrimógenas y alrededor de 200 detenidos. Gracias a Dios no estuvimos ahí cuando eso sucedió.

20151129_115056

Al regresar a Madrid la pregunta que más me hicieron fue: “¿No te dio miedo estar ahí desde de los atentados?” La verdad es que iba un poco tensa por esa razón, no sabía que esperar, ni mucho menos que podía suceder, pero tampoco quería perder la oportunidad. La ciudad estaba llena de militares armados que iban en grupos de tres, los veías en todos lados, en las estaciones de metro, dentro de los vagones, en las calles, en los monumentos… era intimidante pero los ignorabas y seguías caminando.

Los parisinos en general son muy agradables, el francés es muy dulce de escuchar, me encantaba que me saludaran con un “bonjour mademoiselle” y decir “merci”. Paris y su francés es una combinación elegantísima. Si antes quería aprender francés, ahora mucho más.

Paris me atrapó y me dejó con ganas de volver.

 

Xx

A.

 

Paris en 24 horas.

Mi vida en Madrid – Update

Paris en 24 horas.

Capas de super heroínas fashionistas

Newer post

Leave a Reply

%d bloggers like this: