Tag: dormir

Bellas durmientes

Cómo bellas durmientes.-

Dormir es el secreto para ser bellas. Así es, dormir no sólo es esencial para subir las defensas y mejorar nuestro organismo, sino que también lo es para nuestra piel. Cuando dormimos bien, nos vemos más saludables y más bonitas que cuando pasamos una noche sin dormir. El tan conocido como “Beauty Sleep” se logra, primero, creando un ambiente relajado y propicio para dormir en calma.

Se dice que lo ideal es dormir de 7-8 horas diarias, pero la verdad es que muchas veces el trabajo, la universidad o la escuela no lo permiten dejándonos con esas ojeras que tanto odiamos.

Entre las muchas y buenas razones para cuidar el descanso:

  • Es la perfecta receta antiojeras. El dormir mal o no dormir, provoca la dilatación de los capilares, lo que debajo de los ojos se traduce en las tan temidas ojeras, sobre todo cuando son oscuras y profundas.
  • La temperatura del cuerpo se eleva durante la noche, por lo que ayuda a que los activos de las cremas hidratantes penetren más profundamente, dado que la piel se encuentra más receptiva. Durante la noche aumenta la receptividad cutánea a los activos y se activa la regeneración celular de la epidermis.
  • El ritmo de renovación de las células de la piel aumenta durante la noche, sobre todo entre las once y las cuatro de la madrugada.
  • El organismo, durante nuestro descanso, sigue funcionando. Además de recargar la energía que hemos gastado durante el día, el organismo trabaja para combatir los efectos de los radicales libres y rectificar los daños celulares. Robarle tiempo a la actividad del descanso se traduce en hacerla peor y menos eficaz.
  • Ayuda a la firmeza de la piel. Durante la noche se dispara la producción de colágeno, una de las fibras esenciales para el sostén de la piel e imprescindible para mantenerla tersa.

xx

A.

Format No Comments
Read More

Para dormir como bebés

Siendo honesta, antes dormir no me gustaba, me parecía una pérdida de tiempo. Al ser una persona hiperactiva me costaba mucho relajarme y dormir, por lo que nunca lograba descansar lo sufieciente…Ahora la historia es otra: me FASCINA dormir. Disfruto…