Un lunes esperando en filas.

El post de hoy es un poco diferente a lo que usualmente escribo y comparto con ustedes a través de este blog, pero necesitaba compartir con ustedes esta experiencia y de alguna manera, hacer una catarsis.

El lunes madrugué para ir a la Universidad de Panamá a terminar la matrícula de mi hermana ya que ella está fuera del país y no alcanzaba a hacer el trámite en las fechas establecidas. Le hacía falta entregar unos créditos y pagar la matrícula, mis papás estarían ocupados trabajando ese día y me pidieron que fuera a hacer el trámite.

Salí de mi casa a las 6:00am y llegué a la Universidad a eso de las 6:45am. Afuera de las oficinas de admisión habían solamente 5 personas en fila antes que yo, lo cuál me alivió porque estaba mentalmente preparada para esperar unas 3 horas, 4 en el peor de los casos…qué ingenua. En mi cartera tenía mi ipad y un libro, así que me senté, saqué el libro y a esperar.

Las oficinas abrían a las 8:00am, pero a las 7:30 nos hicieron entrar a los primeros 10 en la fila, nos indicaron que esperáramos nuestro turno para que nos atendieran. Cuándo me llamaron a las 8:15am, entregué todos los documentos que hacían falta, me dieron el visto bueno y me mandaron a otra oficina para pedir la hoja de matrícula y poder pagar la matrícula.

Cuando llegué a la oficina de Admisión General para que me entregaran la hoja de matrícula, entregué los documentos con el visto bueno y nuevamente me dijeron que esperara mientras hacían la certificación, la fila no era larga así que me senté y seguí leyendo mi libro. A los 10 minutos me llaman al mostrador y me piden los créditos de 4to año de mi hermana, y yo les explico que me habían indicado que sólo eran necesarios los créditos de 5to y 6to año, pero me indicaron que no les interesaba, ellos requerían de estos créditos para poder hacerme la inscripción. 5 segundos de pánico. En mi carpeta no tenía esos créditos, justamente esta mañana revisando los documentos que iba a llevarme, mis papás me dijeron que solamente habían pedido los créditos de los dos últimos años y que ellos mismos habían corroboraron personalmente la información la semana anterior.

Llamé a mis papás y ellos tampoco entendían cómo podían salirse con que necesitaban otro documento… al final mi papá accedió a llevarme los documentos que me faltaban a la Universidad así no era en vano la madrugada y que no fuera tiempo perdido. Para aprovechar el tiempo mientras llegaba mi papá me fui a hacer la fila para pagar en la caja, que no solo era larguísima sino que era lentísima… era imposible creer cómo tenían funcionando solamente una caja para más de 1000 estudiantes que estaban matriculándose ese día, sino que además, no podía entender cómo podían demorar tanto cobrando y entregando la factura. Y bueno, empecé la fila y después de 15 minutos de estar parada en el mismo punto, me entero que para pagar era necesario presentar la cédula del estudiante, en ese momento ya se me estaba acabando la paciencia. Me acerqué a la ventanilla a preguntar, tratando de ser lo más amable del mundo, porque había que entender que la situación ya era bastante abrumadora: muchas personas, espacio pequeño, una temperatura de 34ºC y sin aire acondicionado, era obvio que la única persona  que estaba atendiendo no iba a estar en su mejor humor… me acerqué y tranquilamente pregunté si se podía pagar con el número de cédula ya que mi hermana no estaba en el país y lo que recibí como respuesta fue un seco “no sé, vaya y pregunte en la oficina de admisión”, me devolví a la fila y pedí a una señora que estaba detrás mío que por favor me cuidara el puesto en la fila mientras yo averiguaba, porque de ser así no tenía sentido que siguiera perdiendo mi tiempo en la fila. Subí dos pisos y fui a la oficina de admisión donde, gracias a Dios, me atendieron de una vez y accedieron a averiguar porqué me pedían la cédula ya que no era requisito para pagar. Minutos después me confirmaron que podía pagar con la hoja de inscripción, así que un poco más aliviada volví a la fila, y a pesar de que ya había pasado una hora y no había avanzado casi nada. Al rato llegó mi papá con los papeles que hacían falta y me fui corriendo a la oficina de admisión general de nuevo, que por cierto quedaba a al otro lado del campus, a entregar todo y esperar la inscripción y mientras yo esperaba por esa hoja, mi papá se quedó en la fila cuidándome el puesto. Ya eran las 9:30am y no habíamos avanzado mucho que digamos con el trámite en general. A las 10:30am finalmente me entregaron la tan esperada inscripción, pero antes de volver a la fila paré a comprar agua y algo de comer porque ya no aguantaba ni la sed ni el hambre y el almuerzo todavía estaba lejos.

La fila había avanzado un poco, el calor era insoportable y mi papá me recibió con la noticia de que la caja iba a cerrar  de 11:00am a 12:00pm por hora de almuerzo, esta noticia me molestó sobremanera. Pasa que cuando estuve estudiando en la Universidad trabajé un año y un poco más en la oficina de admisión y aprendí de primera mano todo el proceso de admisión de primer ingreso cada cuatrimestre y si hay algo que recuerdo claramente era que la oficina no cerraba para almorzar en tiempo de admisión, los almuerzos eran de a uno y de 10 minutos para no demorar las filas y entorpecer el proceso y a la hora de cobrar teníamos 4 cajas funcionando…. Ahora, esa fue la experiencia que tuve en una Universidad privada y esta es una Universidad Estatal. Esperamos en la fila y como era de esperarse la caja no abrió a las 12:00pm sino que empezó a funcionar más o menos a eso de las 12:30pm – 1:00pm.

Para distraerme del hambre y la calor me acordé que en el ipad tenía un episodio de Gotham que no había visto, me senté en el piso, me puse los audífonos y dí play al video. Después de 45 minutos, estaba derritiéndome de calor, seguía muerta de hambre y seguíamos en el mismo lugar en el que estábamos desde hacía ya 2 horas, y para colmo mi celular tenía 15% de carga así que no me quedó más remedio que apagarlo, es decir chao whatsapp, instagram, snapchat o cualquier otro medio de distracción. La fila avanzó un poco y quedamos justamente frente a unas bancas así que al menos íbamos a poder esperar sentadas. La fila empezó a avanzar un poco más rápido, pero no lo suficiente como para pensar que en menos de 40 minutos íbamos a terminar esta procesión. Y así fue como pasé otra hora más en fila… A las 3:00pm aproximadamente el decano de la facultad se dio cuenta del caos que había en el pasillo y decidió tomar cartas en el asunto como dicen y minutos más tarde había dado la orden de habilitar otra caja, pero como nada es perfecto, a esta caja sólo se iba a atender de 10 en diez y las facturas se iban a hacer de manera manual, por suerte ya en ese momento estaba bastante cerca de la caja y me pasaron a la otra caja en el segundo grupo y así fue cómo terminé la odisea y logré pagar la matrícula, pero no podía cantar victoria, todavía me faltaba la fila para que me dieran el turno del curso, por suerte como la fila de la caja todavía seguía sin avanzar, la fila para el turno no era tan horrible, y mucho más rápida.

A las 4:00pm ya estaba sentada en mi carro, respirando hondo después de tan largo día, con el aire acondicionado en 3 y muerta de hambre.

Mi mamá estudió y se graduó de esta Universidad hace años y es increíble darse cuenta que cuando ella estaba ahí las cosas eran de esta manera y que años después la situación no haya cambiado nada. Lo que sucedió el lunes y que seguramente sucedió el martes también, pudo evitarse si se organizara una logística más eficaz, ya que, siendo honestos, situaciones como estas no le convienen ni a la Universidad ni a los estudiantes, en lugar de habilitar solamente dos días para las matriculas e inscripciones es mejor habilitar una semana o dos para que la carga no sea tan pesada y que las filas no sean tan largas y lentas, decisiones como éstas fácilmente pueden mejorar la situaciones en años próximos. No sólo es lamentable la manera en que funciona el sistema, sino que las instalaciones están en muy mal estado, los baños son lamentables, pero esa es una historia completamente distinta y de la que no voy a hablar hoy.

Mi hermana eligió ir a esta Universidad sobre otras Universidades privadas por recomendaciones de que el plan de estudio en ésta era mejor, pero definitivamente la experiencia que tuve el lunes fue realmente lamentable, sólo pensar que todos los estudiantes deben pasar por eso cada semestre es aún peor.

Si estudias en esta Universidad cuéntame cómo ha sido tu experiencia hasta ahora, puede ser que la tuya haya sido mucho mejor.

xx

A.

Golden Globes 2015

Golden Globes 2015

Un lunes esperando en filas.

Remedios Caseros

Newer post

Leave a Reply

%d bloggers like this: