Vienna, Austria

Tuve la oportunidad de visitar Viena en diciembre del 2015 por primera vez, y aunque la ciudad estaba en pleno invierno, sin flores y sin mucho color, me enamoró. Pude recorrerla sola ya acompañada de una de mis mejores amigas y volví a Madrid completamente fascinada… sin duda es una de mis ciudades favoritas de Europa.

Volví a Viena el año pasado, en plena primavera y comprobé mi teoría: Viena es una de mis ciudades favoritas en Europa. A diferencia de cuando estuve en diciembre, esta vez la ciudad estaba llena de tulipanes, de mucho sol y terrazas por todos lados.

Si deciden visitar esta ciudad no pueden irse sin probar el famoso Schnitzel, es como un filete de carne apanada, tampoco puedes perderte el Apple strudel acompañado de Hugo, un cocktail tradicional de Viena… riquísimo!  Personalmente sugiero ir al Mozart Cafe o al Cafe Central.

Otra experiencia imperdible es visitar el Opera House. La energía de ese teatro es incomparable, los más grandes de la música clásica tocaron en ese lugar y ese escenario todavía sigue siendo referencia para el mundo de la música, el ballet y la ópera a nivel mundial.

El imperio Austriaco fue uno de las más importantes en Europa por muchos años, y quedarte sin recorrer sus palacios es imperdonable. El primero que visité fue el Belvedere, que se ganó mi corazón porque me sorprendió con una exhibición de Gustav Klimt y su famosa pintura: El Beso, honestamente creo que si alguien me hubiera filmado hubiera sido una imagen graciosa, estuve como 15 minutos parada frente a ese cuadro con la boca abierta sin poderlo creer. El Hofburg Palace es mucho más grande y cuenta con una de las colecciones más completas y hermosas de vajillas que vi en mi vida, además de ser conocido como el Palacio de la emperatriz Sissy ya que tienen una exhibición enorme de ella con réplicas de sus vestidos, joyas y datos de su vida. El palacio principal es el del Schönbrunn, tiene unos jardines enormes y recorrerlo es impresionante, el salón principal es de los salones más hermosos que ví, al entrar se siente una energía muy fuerte, y fue como estar en la escena de la película de Anastasia, cuando entra al palacio y siente que está en uno de esos bailes lujosísimos que celebraban ahí.

Los viñedos también son un lindo lugar para visitar una tarde y disfrutar la vista de toda Vienna desde ahí arriba.

Puede que Vienna antes no era de esos destinos que todos soñaban con visitar, pero en los últimos años muchas personas aprovechan para conocerla y estoy segura que les van a decir lo mismo que yo, es una de las ciudades más lindas de Europa.

Vienna, Austria

Pizza de coliflor

Vienna, Austria

Cocteles de Verano.

Newer post

Leave a Reply

%d bloggers like this: